lunes, 9 de abril de 2012

Mis azules...



A veces solo es estar en el momento justo, en el lugar apropiado, en buena compañía, o gozando de un necesario momento de soledad.
He pasado todos los momentos del día en el mismo sitio, en alguna cala perdida de la costa mediterránea, y pensaba en todos los colores que el mismo escenario nos ofrece. Pero, por qué será que es el crepúsculo el que me invita a reflexionar...?

Todos los azules estaban allí, a mi alcance...

...y recordé aquél poema de Bécquer, que vuelve a enamorarme una vez más...





"Tu pupila es azul, y cuando ríes
Su claridad suave me recuerda
El trémulo fulgor de la mañana
Que en el mar se refleja.
Tu pupila es azul y cuando lloras
Las transparentes lágrimas en ella
Se me figuran gotas de rocío
Sobre una violeta.
Tu pupila es azul y si en el fondo
Como un punto de luz radia una idea,
Me parece en el cielo de la tarde
Una perdida estrella..."



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada